UNESCO International Seminar on the Evolving Right to Education (December 7 and 8, 2021).

La UNESCO realizó un Seminario Internacional sobre la Evolución del Derecho a la Educación el 7 y 8 de diciembre con el fin de fomentar un diálogo en el que participaron representantes de países, expertos, y miembros de la sociedad civil. El diálogo consistió en discutir sobre los desafíos en el ejercicio de este derecho universal, así como la necesidad de asegurar una educación de calidad.

El primer día el encuentro consistió en una serie de presentaciones realizadas por algunos de los principales responsables de educación de la UNESCO, así como algunos académicos y miembros de la sociedad civil. Dentro del panel de oradores, pudimos encontrar: Gwang-Chol Chang, (Jefe de la Sección de Política Educativa de la UNESCO); Stefania Giannini (Subdirectora General de Educación de la UNESCO), Borhene Chakroun (Director de la División de Políticas y Sistemas de Aprendizaje Permanente de la UNESCO) y Koumbou Boly Barry (Relatora Especial de la ONU sobre el derecho a la educación).

El segundo día consistió en cinco sesiones técnicas para la sociedad civil. OIDEL participó en el diálogo e intervino en dos sesiones, la primera sobre el derecho a la educación para grupos vulnerables y la segunda sobre el derecho al aprendizaje digital.

En la discusión sobre grupos vulnerables, OIDEL destacó tres ideas:

  • el papel de las familias para asegurar la realización del derecho a la educación. Las familias son un aliado importante a la hora de afrontar la vulnerabilidad del estudiante. En este sentido, las familias comparten la causa de la vulnerabilidad, o son ellas quienes cuidan al estudiante que sufre la vulnerabilidad.
  • la importancia de los derechos culturales; y los desafíos de las minorías en el ejercicio de los dos derechos anteriores. La educación debe tomar en cuenta el enfoque cultural tanto en lo cultural como en el desarrollo de identidad.
  • OIDEL hace énfasis en lo último dado que los estudiantes deben saber y aprender quiénes son por medio de la educación y la comunidad que les rodea para brindarles las herramientas necesarias para el desarrollo y el pensamiento crítico cultural.

En el segundo diálogo, la discusión sobre la digitalización hizo hincapié en los efectos de la pandemia sobre el sistema de educación. OIDEL en su intervención recordó que, tras el cierre de colegios por el COVID-19, las familias se convirtieron en el pilar esencial para garantizar la educación de sus hijos, los estudiantes. En este sentido, es importante mantener a las familias en el centro de las reformas digitales en el ámbito educativo.

La mayoría de familias se esfuerzan por lograr el mejor futuro para sus hijos, y por tanto buscan obtener la mejor calidad de educación. Han demostrado ser aliados de confianza en todas las decisiones que implican el futuro de sus hijos. Sin embargo, como bien se ha mencionado antes, un porcentaje de familias se encuentran en situación de vulnerabilidad, lo cual no permite que sus hijos puedan beneficiarse de la digitalización, en el caso de no tener un ordenador, y en consecuencia ven limitado su acceso a la educación. Por último, es fundamental que las familias se conviertan en piedra angular de las estrategias de digitalización para obtener una educación de calidad para sus hijos al ejercer su derecho a la educación.